Descubre una limpieza facial casera y muy fácil de realizar

La cara es el espejo de alma, y qué mejor que mostrar lo radiantes que nos sentimos tanto por dentro como por fuera. Y es que a fin de cuentas, la belleza se encuentra al sentirse cómoda con una misma. Sin embargo, nuestro estilo de vida actual nos dificulta tener tiempo y espacio para cuidarnos y realizar ciertos rituales que potencien nuestro bienestar.
 
No se puede luchar contra el tiempo ni la edad, pero si podemos suavizarlo con prácticas tan sencillas como una limpieza facial. ¿No lo has probado aún? Merece mucho la pena.

 

Desde Sodas El Vesubio queremos compartir contigo nuestro truquito de belleza casero y fácil: Bicarbonato. Y es que podemos mejorar la oxigenación de los tejidos del rostro estimulando la microcirculación con ayuda de vapor y una pizquita de sodio. De esta forma facilitaremos la penetración y la absorción de los principios activos de nuestra crema hidratante habitual.
 
¿Cómo se aplica?
 
Como normalmente harás en tu rutina diaria, tendrás que desmaquillarte y lavarte la cara. En un recipiente disuelve una cuchara sopera de bicarbonato en un litro de agua caliente. Ahora tendrás que cubrirte la cabeza con una toalla y poner la cara sobre el recipiente en el que tenemos la mezcla. ¡Ojo! No te acerques demasiado que el vapor puede quemar.
 
Permanece de esta manera entre ocho y diez minutos, tras lo cual tendrás que secar el rostro delicadamente y aplicar tu tratamiento hidratante habitual.
 
¿Con que frecuencia debemos realizar una limpieza facial?
 
No existe un número mágico, todo dependerá del tipo del piel que tengas. Por ejemplo, si posees un cutis graso con tendencia a los puntos oscuros, se recomienda hacer limpiezas de forma semanal. De esta manera conseguimos que el rostro tenga un equilibrio que nos permita posteriormente extender la frecuencia incluso hasta dos semanas.
 
Por otro lado, están aquellas personas cuyo cutis no requiere este tipo de cuidados de forma constante, aunque es más que recomendable realizar alguna rutina de limpieza al menos por las noches.
 
No obstante, la batalla contra los puntos negros y las espinillas es muy complicada. Y es que la mayoría se deben a la acumulación de impurezas ambientales o incluso los produce el propio organismo.
 
¿Te ha gustado nuestro consejo El Vesubio? Podrás encontrar muchos más aquí, así como multitud de recetas para los amantes del buen comer. ¡Estate atento y descúbrelo todo cada semana!

¿Te ha resultado útil?
10
NOV