Limpia las paredes de la chimenea con bicarbonato El Vesubio

Dentro de poco comenzará el frío invernal, y para ello los que tienen chimenea deben dejarla preparada para comenzar a usarla en cuanto sea necesario.
 
Por ello desde Sodas El Vesubio te vamos a dar un sencillo truco casero para que las paredes de tu chimenea queden limpias de cara al invierno, y por qué no también de cara al verano si vuelves a utilizar el mismo truco cuando acabe el período invernal.
 

Para ello en primer lugar necesitamos un cepillo largo para limpiar chimeneas. Tras ello llenaremos un cubo con un litro de agua y 3 vasos de vinagre blanco.
 
Después tenemos dos opciones en función de si la chimenea está muy sucia o no: si no lo está, añadiremos 2 ó 3 cucharadas de detergente al cubo y si lo está, en lugar de detergente añadiremos la misma cantidad pero de lejía en lugar de detergente.
 
Además, debemos añadir al cubo el ingrediente estrella, esto es media taza de bicarbonato El Vesubio, y ya tendremos el preparado listo para comenzar a limpiar. Introduce el cepillo en el cubo y comienza a fregar las paredes de la chimenea con pequeños movimientos circulares. Al tener el cepillo un mango largo, esto nos permitirá acceder a los lugares más recónditos de la misma.
 
Si se pretende limpiar la parte de arriba, es mejor comenzar por ella, pues sino luego corremos el riesgo de que se vuelva a ensuciar la parte de abajo que habíamos limpiado anteriormente.
 
Al finalizar la limpieza, es recomendable volver a pasar el cepillo con agua tibia para aclarar. No te pierdas los trucos y utilidades de Sodas El Vesubio en nuestro blog.

¿Te ha resultado útil?
16
OCT