roscon reyes- el vesubio

Roscón de Reyes sencillo con Sodas El Vesubio

Ingredientes
1 kilo de harina de fuerza
2 sobres de Soda El Vesubio
80 gr. de levadura fresca de panadería
20 gr. de sal
350 ml. de agua embotellada
150 gr. de azúcar para la masa
5 cdas. de azúcar y otras 5 de azúcar glass (superficie)
2 huevos
150 gr. de mantequilla sin sal
Frutas confitadas o escarchadas
1 huevo batido para pintar

Ya está aquí el día de Reyes. La ilusión de los niños nos contagia y la familia se reúne para disfrutar de la alegría de los más pequeños, y cómo no, para compartir ese delicioso postre que solamente probamos una vez al año: el Roscón de Reyes.
 
Una práctica solución para quedar como el rey de los anfitriones es hacer nuestro propio roscón. Se trata de una masa que una vez cocida aguanta sin secarse varios días, por lo que puedes hacer más de uno para tener almuerzos y meriendas preparados para varios días.
 
Para preparar nuestro roscón, es ideal que los huevos, la mantequilla y el agua estén a temperatura ambiente.
 
Elaboración:
 
En primer lugar ponemos en un gran bol la harina de fuerza, la sal, el azúcar, la mantequilla y las dos Sodas el Vesubio. Añadimos la mitad del agua junto con la mantequilla y los huevos al bol, mezclamos todo y comenzamos a amasar.
 
Lo amasamos suavemente, poco a poco, y vamos viendo cómo la mantequilla se va integrando en la masa hasta que queda uniforme. Vamos añadiendo agua poco a poco a medida que la masa se va secando, nunca utilizando más de la cantidad establecida en los ingredientes.
 
Cuando estemos satisfechos con el aspecto de nuestra masa, trocearemos la levadura y se la añadiremos a la misma. La superficie de trabajo no debe estar demasiado enharinada. Amasaremos un poco más para que la masa no se endurezca. No importa que se nos pegue un poco, lo importante es que esté manejable.
 
Se pueden sacar a partir de nuestros ingredientes hasta tres roscones pequeños, pero también podemos hacer uno gigante, según gustos o según nuestra necesidad. Hacemos tantas pelotas de masa como roscones queramos elaborar (preferiblemente tres).
 
Las dejamos reposar unos 15 minutos en un lugar en el que no corra apenas aire. Una vez reposadas, cogemos una de las bolas y manualmente hacemos un agujero en el centro introduciendo un dedo en la masa. Vamos dándole la forma deseada hasta quedar satisfechos.
 
Ponemos nuestras masas sobre papel de horno en un lugar preferiblemente cálido y esperamos a que doble su volumen. Durante la espera, podemos salpicar con agua (con un pulverizador) la masa para que no se endurezca.
 
Si tu horno te lo permite, un truco para que leve más rápido es poner las masas en el horno a unos 25 grados con las bandejas sacadas, siempre vigilando la masa, humedeciéndola con agua y apagando el horno de vez en cuando o cambiando las masas de posición si se considera necesario. Si os parece demasiado arriesgado, simplemente con dejarlas en un lugar seco y caliente hasta que doblen el tamaño es suficiente.
 
Precalentamos el horno a unos 200º una vez tengamos la masa levada. Pintamos la superficie con huevo batido suavemente, para que no baje el volumen. Añadimos también el azúcar y la fruta confitada a la superficie y lo introducimos en la parte media del horno, solamente con calor y aire por abajo, durante unos 7 minutos. Después cambiamos a calor y aire por arriba, otros 6 minutos (que lo veamos dorado).
 
Si vemos que el aspecto es el que deseamos, ya podemos sacar el roscón del horno y dejarlo reposar. ¡Y ya tenemos nuestro dulce delicioso para el Día de Reyes!
 
No te pierdas todas nuestras recetas típicas de estas fechas: las encontrarás todas en nuestro blog.

05
ENE